Risotto 101

¡Nada supera a un delicioso y cremoso plato de risotto! Aunque puede que parezca que es un plato muy sofisticado que solo se puede disfrutar en un restaurante de lujo, el risotto es uno de los platos más tradicionales en los hogares de las familias italianas. Si nunca lo has cocinado o no consigues que tenga la consistencia adecuada, ¡no te preocupes! Esta guía incluye los tips que te ayudarán a preparar este plato reconfortante como un profesional. El éxito de este plato tiene mucho que ver con usar el arroz correcto, elegir cuidadosamente los demás ingredientes y respetar los tiempos de cocción. Más que para otras recetas con arroz, es importante saber cuántas raciones quieres preparar. Solo así podrás calcular con éxito la cantidad de caldo que necesitas para mantener la proporción de líquido y arroz.

Arroz blando, crujiente o poco cocido… ¿Te suena conocido? Estos son algunos de los errores más comunes cuando se prepara un risotto. Puede que al principio te parezca que es imposible cocinar el arroz en el punto perfecto, pero verás que con un poco de paciencia, estarás disfrutando de un auténtico plato italiano. Con los ingredientes adecuados y un poco de técnica, el proceso es mucho más sencillo de lo que piensas. Ten en cuenta que la textura al masticar del grano también puede depender del gusto personal. Sin embargo, hay una cantidad estándar de minutos por la que un risotto debe cocinarse para que el resultado sea satisfactorio. Después de leer estos consejos podrás sorprender a tu familia con un sofisticado plato de risotto.

Risotto con crema de cilantro y camarones

El grano perfecto

Para hacer risotto, deberás comenzar eligiendo el arroz correcto. Como sabrás, existen diferentes variedades de grano de arroz. Para preparar un risotto auténtico, la mejor opción es el Arroz Arborio de Grano Medio Carolina®, que está especialmente diseñado para risotto. A diferencia del arroz de grano largo, el arroz de grano medio tiene un mayor contenido de almidón, perfecto para obtener la consistencia característica de este plato. Cuando se cocinan, los granos liberal el almidón. Cuando se combina con el caldo caliente, los granos se cocinan formando una mezcla de textura espesa y compacta. Añade mantequilla y queso parmesano para potenciar el sabor y aumentar la cremosidad de la mezcla.

Proporción líquido-arroz

Ahora que sabes qué tipo de grano necesitas, es momento de preocuparnos por el caldo – que es otro de los ingredientes esenciales. Antes de agregar agregar el líquido, deberás saltear un poco de aceite o mantequilla y cebolla para dorar los granos. Revuelve durante un minuto, vierte el vino blanco y continúa revolviendo unos minutos más hasta que el alcohol se evapore. ¡Es el momento del caldo! Recuerda que debes agregar el caldo caliente y que debes esperar hasta que se absorba la toma anterior antes de agregar la siguiente taza de caldo.

Debemos insistir en la importancia de asegurarse de haber calculado correctamente la proporción de arroz a caldo. Este paso es vital para mantener la consistencia deseada del plato. Como regla general, siempre debe haber 3 veces más caldo que arroz: si usa 1 taza de arroz necesitará al menos 3 tazas de caldo.

Hemos creado una tabla que presenta de manera sencilla y resumida las proporciones de granos y líquido dependiendo de cuántas personas vayan a disfrutar del risotto:

  • Risotto para dos personas: ¾ taza de arroz, al menos 2 ¼ tazas de caldo.
  • Risotto para cuatro personas: 1.5 tazas de arroz, al menos 4.5 tazas de caldo (o un poco más de 1 litro).
  • Risotto para seis personas: 2.5 tazas de arroz, 7.5 tazas de caldo (casi 2 litros).

Tiempo de cocción

No dejes que nadie te engañe, incluso los grandes cocineros dirán que los gránulos de arroz tardan entre 16 y 18 minutos en liberar su almidón y cocinarse manteniendo una agradable textura al masticar. Si le gusta el arroz un poco más al dente, reduce el tiempo de cocción, pero pruébalo antes de retirarlo del fuego. El arroz Arborio puede engañar cuando se cocina ya que puede espesar hasta conseguir una textura de apariencia sedosa, pero que los granos aún estén duros por falta de tiempo de cocción.

Aunque los 16 a 18 minutos son una regla general, deberás tener en cuenta otros aspectos como la cantidad de arroz que estás cocinando, la intensidad de la estufa y hasta el tipo de sartén que estás utilizando. Lo mejor es vigilar su arroz y probarlo cuando creas que esté listo, solo así sabrás exactamente lo que necesita el plato.

El tiempo de cocción generalmente se mantendrá igual independientemente de los ingredientes adicionales que agregues para darle un sabor particular a la receta. Una vez que pongas a prueba tus habilidades con un plato fácil y tradicional como el Risotto clásico de champiñones, experimenta con sabores más exóticos y platos con técnicas de cocción avanzadas como el Risotto con huevos Benedictinos.

Elegir el caldo

¿Caldo o agua? Cualquiera puede usarse, la selección es a su gusto, solo asegúrate de que el sabor del caldo complemente al plato. Es decir, usa un caldo de pollo si la receta tiene pollo entre los ingredientes. Siéntase libre de usar caldos de carne de res, vegetales, pollo o pescado, dependiendo de los demás ingredientes.

La parte más importante es usar suficiente caldo (aproximadamente un cucharón lleno) y revolverlo mientras los granos lo absorben. Vierte lo suficiente para evitar que el arroz se pegue al fondo del sartén, pero no lo ahogues. Esto ayuda al arroz a liberar la mayor cantidad de almidón posible mientras se agita, para darle al arroz la textura más cremosa posible.

Pruebe hoy mismo una receta de risotto y pon a prueba tus habilidades – la experiencia es la mejor maestra, así que ¡a cocinar!